¿Cómo afectan los celos a las relaciones de pareja?

En ocasiones anteriores hemos visto que sentir celos es algo bastante normalizado y que se continúa trasmitiendo en películas y libros como un sentimiento ligado al amor. A pesar de que pueda ser algo que aparezca de forma habitual, el dejarnos llevar por ese sentimiento nos puede hacer caer conductas de control muy dañinas para la persona y la relación.

Por eso, hoy os quería explicar más detalladamente sobre como afecta a las relaciones de pareja y qué señales debemos de tener en cuenta para alertarnos con el fin de que la situación no vaya a más.

 ¿Cómo afectan los celos a las relaciones de pareja?

 

Los celos son un sentimiento que emana de  la desconfianza hacia el otro e inseguridad en uno mismo. Además, se acompaña del miedo a la pérdida de la otra persona o a una comparación no positiva para ella.  Aunque existen diferencias entre celos «normales» y celos patológicos, si existe una desconfianza, sea justificada o no, pero no se habla ni se soluciona; con alta probabilidad pueden convertirse en celos patológicos.

Posibles causas de los celos

  • Experiencias previas de infidelidad o mentiras en las relaciones, que generan por un lado la falsa idea de que «todas las personas son iguales» o desconfianza de todo el mundo.
  • Sentirse inferior y pensar de alguna forma que no somos dignas de ser amadas
  • Baja autoestima
  • Tener la idea errónea de la otra persona nos pertenece
  • Dependencia emocional por las otras personas
  • Falta de seguridad en una misma
  • Trastornos de ansiedad que generan angustia porque la otra persona se vaya o que pase algo malo
  • Personas con tendencias obsesivas o delirios
Cuando aparecen los sentimiento de celos…es que hay algo no va del todo bien en la pareja o una misma, por eso es importante revisar el origen de este sentimiento y si existen dudas preguntar para tratar de resolverlas. De otro modo, se comenzará una espiral de actitudes y conductas en la que cualquier mínimo cambio en la pareja  se perciba como apoyo a la sospecha imaginada.
 
Asimismo, estos sentimientos no permiten que se disfrute de la pareja y crean una situación de alerta continua, que puede llegar a volverse una profecía autocumplida. Para clarificar un poco más este termino, que sería como provocar sin querer aquella situación que se quería evitar, aquí os dejo un ejemplo.
            » X comienza a sentir celos por su pareja Y. X cada vez se muestra más desconfiada, se enfada sin motivo, pide explicaciones, controla los horarios de Y. Así Y comienza a sentirse acosada, controlada, a no querer contar y ocultar para evitar interrogatorios, generando mayor desconfianza y que los celos vayan en aumento. Esta situación mantenida en el tiempo puede llegar a que Y cometa el acto que X más temía, confirmando además su hipótesis.»
 

Celos patológicos

 Cuando hablamos de celos patológicos estamos hablando de perfiles de personalidad concretos, además estos celos tiene 3 características fundamentales:

  • Ausencia de una causa real desencadenante
  •  Extraña naturaleza de las sospechas 
  • Reacción irracional del sujeto con pérdida de control
Es decir, lo que proporciona el carácter patológico a los celos es la intensidad desproporcionada, sufrimiento generado y grado de interferencia en su vida cotidiana. Las personas que sufren de este tipo de celos tienen un tipo de personalidad bastante definido:
  • Necesidad extrema de certeza y control de la persona amada
  • Inseguridad, pensamiento rígido
  • Falta de sentido del humor
  • Necesidad de estima y aprobación de los demás
  • Miedo a ser abandonado
  • Elevada necesidad de apoyo
  • Tipo de apego inseguro
  • Pensamientos y conductas obsesivas 
  • Presencia de delirios celotípicos

 ¿Cómo podemos evitar estas situaciones?

Lo primero que debemos hacer es centrarnos en la confianza, el aprecio y amor, ya que los celos y la desconfianza lo que generan es odio y resentimiento. Y esto se logra con una buena comunicación, realizando actividades juntos, compartiendo momentos de risas y dando muestras de afecto positivas.
 
También es importante, como he dicho antes, evaluar el origen de esos sentimientos y ver de dónde vienen nuestras inseguridades para así poder comenzar el camino para solventarlas. Y cómo siempre una buena comunicación nos ayudará en este proceso, es mejor ante una duda preguntar y resolverla que quedarnos con la sospecha, darle vueltas en la cabeza y comenzar la espiral de control. 
 
Y si estos sentimientos son fuertes y están causando malestar en ti, se puede trabajar tanto de forma individual como en pareja para ver el origen de forma más objetiva y trabajar aquellos aspectos que puedan estar dañados.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *