sexualidad-femenina

Dificultades sexuales I

Como ya os he comentado en post anteriores, la educación sexual que recibimos es bastante escasa además de estar plagada de falsas creencias o mitos. Esto en muchas ocasiones, genera algunas dificultades a la hora de vivir nuestra propia sexualidad. Por eso hoy os quería hablar de cuales son las dificultades más habituales tanto en hombres como en mujeres.

Comenzaré con las dificultades femeninas y en próximo post continuaré con las masculinas.

sexualidad-femenina

Me gustaría explayarme un poco para que si os sentís identificas podáis saber lo que os pasa y así buscar la ayuda pertinente.

Dificultades sexuales femeninas

Deseo sexual hipoactivo

También conocido como bajo deseo sexual, consiste en la ausencia o deficiencia de fantasías sexuales y de deseos de actividad sexual. Aunque en el caso de la mujer esto puede ir variando a lo largo de ciclo menstrual, se vuelve un problema cuando crea malestar con ella misma o con su pareja.
La disminución del interés por el sexo frecuentemente va asociada a problemas de excitación o dificultades para lograr el orgasmo, aunque puede que esta capacitada este bien conservada y se deba a otros motivos.

Este bajo deseo puede ser global abarcando todas las formas de expresión sexual (masturbación, prácticas bucogenitales, coito…) y todas las situaciones o en su defecto limitada a una persona o practica concreta.

Síntomas

  • Causa gran malestar emocional
  • Pueden tener dificultades a la hora de mantener relaciones sexuales estables, así como insatisfacción matrimonial y problemas de separación.
  • Problemas con la imagen corporal
  • Muy a menudo, los trastornos depresivos se asocian a una disminución del deseo sexual; el inicio de la depresión puede preceder, coexistir o ser la consecuencia del escaso interés por el sexo.

Aversión al sexo

La principal característica de esta dificultad es la aversión y la evitación activa del contacto sexual genital con la pareja. El individuo sufre
ansiedad, miedo o aversión a la hora de intentar una relación sexual con otra persona. También puede darse sobre algún aspecto particular del sexo que puede ser incluso besos o contactos superficiales.

Síntomas

  • Evitación de las situaciones de tipo sexual mediante estrategias de distinto tipo (acostándose pronto, viajando, descuidando el aspecto externo…
  • Las relaciones interpersonales pueden estar gravemente afectadas
  • La reacción ante una situación de tipo sexual puede ir desde una ansiedad moderada y no sentir placer hasta un malestar psicológico extremo
  • En las formas más graves puede causar crisis de angustia, ansiedad extrema, terror, desmayos

Dificultades de excitación

Esta dificultad se caracteriza por la incapacidad, persistente o recurrente, para obtener o mantener la respuesta de lubricación y dilatación vaginal propia de la fase de excitación hasta la terminación de la actividad sexual, como sabemos también se ve afectada por el ciclo menstrual pero esto sería persistente durante todo el ciclo.

Síntomas

  • Poca o nula sensación subjetiva de excitación sexual
  • Puede aparecer dolor durante el coito
  • Genera alteraciones alteraciones de las relaciones sexuales y matrimoniales
  • Tendencia a evitar situaciones sexuales
  • A menudo de trastornos del deseo sexual y de trastorno orgásmico femenino

Anorgasmia

Esta dificultad se caracteriza por la ausencia o un retraso persistente o recurrente del orgasmo en la mujer después de una fase de excitación sexual normal. Aunque existe gran variabilidad en el tipo y la intensidad de
la estimulación que desencadena el orgasmo en cada mujer, sería la imposibilidad de lograr el orgasmo a pesar de haber una correcta estimulación.

Síntomas

  • Alteración en la imagen corporal y la autoestima
  • Insatisfacción en las relaciones de pareja

Dispareunia

Esta afección se caracteriza por dolor genital durante el coito, aunque también puede aparecer antes o después de la relación sexual.

Síntomas

  • La intensidad de los síntomas comprende desde una sensación de leve malestar hasta un dolor agudo
  • El dolor genital experimentado en el coito puede comportar la evitación de las relaciones sexuales o limitar a tener posibles nuevas relaciones.

Vaginismo

Esta dificultad esta caracterizada por la contracción involuntaria, de manera recurrente o persistente, de los músculos perineales del tercio externo de la vagina (más conocido como suelo pélvico), ante la introducción del pene, los dedos, los tampones o los espéculos. Esta dificultad se observa más frecuentemente en mujeres jóvenes, en mujeres con actitud negativa hacia el sexo y en mujeres que tienen historia de abusos o traumas de tipo sexual.

Síntomas

  •  
  • La contracción puede ser desde ligera (produciendo rigidez y malestar) hasta intensa (impidiendo la penetración).
  • Algunas mujeres sólo la idea de la penetración vaginal puede producir un espasmo muscular
  • Es posible que las respuestas sexuales (deseo, placer, capacidad orgásmica) no estén afectadas, a no ser que se produzca o se piense en la penetración.
  • Puede limitar la actividad sexual y afectar las relaciones

Las dificultades más frecuentes son la anorgasmia y el vaginismo, pero todas ellas se pueden solucionar mediante la terapia sexual. A través de esta trabajamos la educación sexual, miedos que se puedan tener y se realizan ejercicios personalizados en función de la dificultad y características individuales.

1 comentario en “Dificultades sexuales I”

  1. Pingback: Dificultades sexuales II - Centro Lamor

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *