ITGs en mujeres lesbianas

Como recordarás en el post de los 10 mitos de la sexualidad se presentó uno acerca del  pensamiento que existe de que las mujeres que tienen relaciones con otras mujeres no pueden adquirir una Infección de Trasmisión Genital. Debido a la poca información que se conoce acerca de este tema y el aumento casos que se están dando, quería profundizar un poco en ello.

¡Comencemos!

métodos barrera lesbianas

Razones

Educación afectivo sexual centrada en las relaciones heterosexuales, dejando a un gran número de personas sin información útil para ellas además de hacerles sentir desplazadas.

Métodos de protección desconocidos para la mayoría de personas, incluso para el personal médico que no sabe aconsejar cual es el más adecuado.

Se piensa que las ITGs solo se trasmiten mediante coito, lo cual es falso ya que también se pueden trasmitir mediante las prácticas de sexo oral e incluso por contacto con zonas afectadas

Al tener encuentros eróticos con una persona de tu mismo sexo se elimina la preocupación de tener un embarazo no deseado.

Métodos de protección existentes

Bandas de látex: Se colocan sobre la vulva o el ano para las prácticas bucogenitales.

Preservativo femenino: se coloca en la vagina dejando un cacho rodeando la vulva, de esta forma se puede realizar prácticas bucogenitales, además se puede compartir un mismo juguete.

Dedales: son pequeños dedales de látex que colocas en tus dedos para realizar masturbación sin riesgo.

Preservativo masculino: es el método más conocido, en el caso de las mujeres que mantienen relaciones con otras mujeres pueden darle dos usos. El primero es su uso habitual a la hora de usar algún juguete erótico de penetración o cortando la parte superior y de forma transversal para crear una banda de látex.

Aportaciones de Ars Eroticas sobre estos métodos

“La sexualidad de las mujeres que mantienen encuentros eróticos con otras mujeres sigue estando invisibilizada aún hoy en día. Por una parte nos encontramos con una hipersexualización de las mujeres lesbianas que no se traduce en la realidad. Sus cuerpos, sus deseos y fantasías se utilizan como pretexto para alimentar otras, mientras que las de ellas quedan relegadas a un segundo plano. Tanto es así que en el sistema sanitario no existe una atención adecuada. En general el sistema sanitario español nos etiqueta con una heterosexualidad impuesta de serie que no entiende de vías alternativas. Cada vez que acudimos al personal sanitario hay que remarcar nuestra orientación sexual una y otra vez. Esto sucede en el ámbito médico general, pero más grave es el de la ginecología y obstetricia. He comprobado personalmente que no tienen ningún tipo de formación ni sensibilización. En mi última revisión mi ginecóloga me felicitó por poder ahorrarme cualquier método de protección frente a las infecciones de transmisión genital, obviando el hecho de que, aunque no practique la penetración con un pene, puedo estar expuesta al contagio de otras infecciones. Si además añadimos que tenemos una pareja estable, para ellas y ellos los riesgos son incluso menores, por esa estabilidad sexual y emocional. Pero no hay que olvidar que las lesbianas no somos inmunes a las ITGs.

Afortunadamente, estamos impulsando el conocimiento de otros métodos de protección alternativos que van más allá del preservativo externo, o condón como lo solemos llamar. Porque cuando mostramos un condón como el mejor y más utilizado método, estamos dando a entender que la penetración es una práctica cuasi obligatoria y normal dentro de un encuentro erótico, olvidando que todo nuestro cuerpo es material sexual y el sexo es mucho más que penetraciones.

Como tú afirmas el condón también puede ser utilizado por mujeres lesbianas. No es fácil ni habitual encontrar bandas de látex, ya que solo se venden en tiendas especializadas o sex shops, por lo que su uso es poco frecuente. Por ello usar un condón y adaptarlo a una práctica bucogenital es una forma fácil y barata de evitar cualquier tipo de infección. Usar un condón en los encuentros eróticos entre lesbianas tiene muchos puntos positivos: es barato, se encuentra con facilidad, se puede usar con juguetes y es adaptable a otras prácticas como el sexo oral.

Las barreras de látex son la mejor opción para practicar sexo oral a otra persona. Son muy fáciles de utilizar, tan solo hay que colocarla sobre la zona y dejar volar los deseos y la imaginación. Yo suelo contar un truco, para que no se arrugue y nos moleste, podemos estirarla un poco con cuidado de que no se rasgue, al estirarla la hacemos un poco más fina y así la otra persona sentirá más la humedad de la lengua. Los puntos positivos de las barreras de látex es que son muy resistentes, sirven para varias zonas, no solo las genitales y nos dan ideas para crear juegos eróticos. La única pega es que no se encuentran en cualquier lugar, por lo que no podemos ir a comprarlas en un encuentro casual, siempre deberemos tener alguna por si acaso.

Hablamos muchísimo del preservativo interno o condón, pero el externo o preservativo femenino es un desconocido en el mundo de la prevención sexual. Sin embargo, el condón externo es una muy buena manera de tener sexo seguro cuando vamos a ser penetradas y también queremos proteger la vulva. Aunque su uso no esté muy extendido, tiene muchos puntos positivos como que lo podemos colocar antes de salir de casa y despreocuparnos. Es cómodo, no molesta y sirve tanto para usarlo con juguetes que vamos a introducir en la vagina como si nos va a masturbar otra persona. Su parte negativa reside en que el precio es más elevado que el masculino y debemos pedirlo en una farmacia o establecimiento especializado. Así como con el condón se ha mejorado la fórmula, los materiales y se han creado sabores para mejorar la experiencia, el condón femenino sigue siendo prácticamente el mismo que los primeros modelos que sacaron.

Cuando tocamos los genitales de otras personas no nos planteamos que con ese simple gesto también estamos expuestas al contagio. Por eso, es importante tomar precauciones y es tan sencillo como ponerse un dedal de látex o un guante de este mismo material. De esta manera evitamos el contagio y, por qué no, podemos aprovechar a crear un juego erótico excitante.

Tomar precauciones durante los encuentros erótico a veces es visto como un incordio que te “corta” el ritmo, pero si de verdad queremos disfrutar de un encuentro satisfactorio debemos utilizarlos y además, ¿por qué no crear juegos eróticos para colocarlos y así romper con ese mito?”

Por último, no hay que olvidar que hay prácticas para las que no son necesarios, ya que no intervienen los genitales. Abre tu mente y disfruta de todo tu cuerpo.

 

1 comentario en “ITGs en mujeres lesbianas”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *