Llega el frío y …adiós energía

El tiempo, al menos en el norte, parece que nos estaba dando un poco de margen con el frío y la llegada del otoño…pero ya se acabo y más con el cambio de hora de este fin de semana. Los días cada vez son más cortos y por mucho que nos resistamos ya hay que sacar las bufandas, los abrigos y los guantes, y en el norte nuestro fiel amigo el paraguas. Pero no solo eso, estos cambios pueden causar síntomas que afecten a nuestro estado anímico.

¿Eres una de esas personas que se le acaba la energía al llegar el frío?

people-2561455_1920.jpg

Llega el frío y …adiós energía

La llegada del frío y la disminución de horas de sol generan cambios en nuestro ritmo circadiano, pero también puede provocarlo en nuestro estado de ánimo.

Astenia otoñal

Seguramente hayas oído hablar de la astenia otoñal, aunque existe un nombre más técnico para describir este conjunto de síntomas, se trata del Trastorno afectivo estacional (TAE) que puede aparecer tanto en otoño como en primavera. Este no es un síndrome grave, sino más bien leve y de carácter temporal que aparece como adaptación de nuestro organismo a los cambios estacionales. Las luz produce melatonina y serotonina dos hormonas fundamentales que regulan el sueño, el hambre y el estado anímico; por tanto al haber cambios en las horas de luz solar se producen alteraciones en nuestro organismo.

Características

 Cada persona puede sufrir unos síntomas de forma más intensa que otros pero los más frecuentes son:

  • Sensación de cansancio, sin haber realizado grandes esfuerzos
  • Somnolencia
  • Ánimo bajo
  • Dificultad para concentrarse
  • Libido más bajo
  • Y también pueden aparecer dolor de cabeza

Se ha visto que este trastorno afecta aproximadamente al 6% de la población y más a las mujeres entre 40-55 años coincidiendo con la edad de climaterio.

Generalmente los síntomas desaparecen pasados unos 15 días, en los que nuestro cuerpo se va adaptando, sin embargo si es más duradero puede que haya otras causas médicas como anemia o hipotiroidismo.

Este trastorno además puede incrementar la sintomatología de otros trastornos psicológicos, es decir, que existe comorbilidad con ellos. En un estudio realizado por  Campos y Martínez-Larrea mostraron que tanto en personas que sufren de depresión como de ansiedad, la intensidad de la sintomatología se ve aumentada. También se vio que había una cierta tendencia a un mayor consumo de sustancias tóxicas en personas que sufren de dependencia de sustancia y bulimia nerviosa. De igual modo, se esta estudiando existe patrones de personalidad, aunque los resultados todavía no son concluyentes.

Esto viene a decir que algunos trastornos psicológicos también se ven afectados por el cambio estacional, provocando que los síntomas propios de estos sean más acusados que en otras estaciones.

Prevención

Como siempre los hábitos saludables siempre serán nuestros aliados para la prevención de cualquier enfermedad y trastorno: 5 comidas ricas y equilibradas al día, realizar deporte y dormir 8 horas.

Sin embargo, lo que más nos puede ayudar a prevenir la astenia otoñal es tomar alimentos ricos triptófano que es el precursor de la melatonina y la serotonina como son el plátano, frutos secos y chocolate negro. También realizar actividades estimulantes  y placenteras para mantener nuestro cerebro activo y sobre todo reducir el estrés.

Y sobre todo, si ves que permanece en el tiempo y quedan descartadas las causas médicas, acude a un profesional de la psicología, ya que puede que haya algún problema psicológico que te pueda estar afectando.

1 comentario en “Llega el frío y …adiós energía”

  1. Pingback: ¿Vives o sobrevives? – Centro de psicología, sexología y terapia de pareja en Castro Urdiales, Cantabria.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *