Violencia de género

Como ya sabéis recientemente se han dado varios casos de violencia de género bastante sonoros en los medios de comunicación. Sin embargo, aunque dar visibilidad de la cantidad de casos que suceden es positivo no es suficiente. Además, en muchos casos las victimas no son conscientes de esta violencia hasta que sube a uno niveles muy altos. Por ello, en este post voy a tratar de explicar qué es y cómo comienza la violencia de género y algunas medidas preventivas.

¡Comencemos!

violencia de género

Violencia de género

Hoy en día parece que todos sabemos qué es la violencia de genero, manejamos lenguaje para referirnos a él, sabemos que se dan numerosos casos pero…Esto es solamente a nivel cognitivo, es decir, teórico; porque cuando vemos una mujer por la calle sufriendo casi nunca nos paramos a ayudarla, si detectamos algo de violencia en nuestra pareja lo dejamos pasar, cuando denunciamos nos saltamos la orden de alejamiento y lo peor de todo solicitamos protección y no nos la dan.

¿Por qué violencia de género?

Todavía hoy en día hay personas, generalmente hombres, que se preguntan porque se llama violencia de género. Pues es muy sencillo, este tipo de violencia afecta solamente a las mujeres por el simple hecho de serlo, debido a la situación de desigualdad que existe en un sistema de relaciones en el que los hombres dominan sobre las mujeres (el conocido patriarcado).

Este problema no es algo reciente como muchas personas creen, sino que antes formaba parte de la vida personal de las personas, es decir,  era considerado un asunto de familia y por tanto se quedaba dentro de casa. Además, el creer que es un tema personal que solo te pasa a ti refuerza que la mujer se subordine al hombre, asumiendo las relaciones de poder que históricamente siempre han existido. Esta es una de las razones por las que muchas mujeres deciden no denunciar.

Tipos de violencia de género

Existen muchos tipos de violencia de género, pero todos tienen el mismo objetivo: dañar la autoestima de la mujer para que el agresor aumente su poder y control sobre ella.

  • Violencia psicológica: toda conducta, verbal o no verbal, que produzca en la mujer desvalorización o sufrimiento las cuales son muy numerosas y van minando poco a poco a la mujer. Algunos ejemplos son insultos, menosprecios, intimidaciones / amenazas, abuso de autoridad (registra tus cosas, preguntas cosas como “con quién estuviste hoy?”, llegaste 10 minutos tarde…), exige obediencia y algo muy frecuente el uso de las hijas e hijos (amenaza con quitarle las/los menores, culpabiliza constantemente a la madre). Además es frecuente el castigo mediante el silencio e incomunicación de todo su entorno.
  • Violencia sexual:  cualquier acto de naturaleza sexual forzada por el agresor o no consentida por la mujer (el conocido No es No, viene de esto), y que abarcan la imposición, mediante la fuerza o con intimidación, de relaciones sexuales no consentidas, y el abuso sexual, con independencia de que el agresor guarde o no relación conjugal, de pareja, afectiva o de parentesco con la víctima.
  • Violencia física: cualquier acto de fuerza contra el cuerpo de la mujer pueden ser golpes, quemaduras, pellizcos, tirones de pelo, picadas, empujones, lanzamiento de objetos… Es el más evidente y el más fácil de demostrar; aun así, no es preciso que se requiera atención médica o que tenga efectos visibles en el cuerpo.

Generalmente, comenzamos a detectar que algo va mal cuando se da la violencia física, sin embargo, en muchas ocasiones ya es tarde porque ha estado dañando durante mucho tiempo a través de la violencia psicológica habiéndole quitado a la mujer mucha fuerza.

Prevención

La mejor prevención siempre es la educación, se debe educar a los niños y niñas, desde las edades más tempranas, en una cultura centrada en la resolución pacífica de conflictos, fomentar la empatía y desarrollar una autoestima equilibrada y eliminar al máximo los estereotipos de género.

Y sobre todo ante cualquier duda informarse y buscar apoyo, llamando al 016 puedes pedir información de forma gratuita.

Si necesitas ayuda profesional o herramientas para salir de esta situación, también puedes contactar conmigo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *