¿Vives o sobrevives?

Quizá esta pregunta te suene a un libro de una psicóloga de renombre Sónia Cervantes, muy recomendable y con ejercicios prácticos. Pero hoy os vengo hablar en concreto de estas personas que a pesar de estar vivos han perdido la ilusión, no tienen fuerzas para hacer nada, se aíslan…
¿Conoces a alguien que divaga por la vida? ¿Personas que a pesar de que pase el tiempo están abrumadas y no encuentran solución a sus problemas? ¿Alguna vez te has hecho esta pregunta sobre tí? ¿Sientes que vagas por la vida sin saber muy bien a dónde?

Si has respondido afirmativamente a estas preguntas, sigue leyendo.

Estos síntomas son característicos de un trastorno mental de alta frecuencia en todo el mundo, se estima que hay más de 350 millones de personas en el mundo con depresión. No obstante, a causa de la estigmatización que aún existe sobre los trastornos mentales hay muchas personas que no reconocen que la sufren y no buscan solución.

¿Qué es la depresión?

Todas las personas nos sentimos tristes en diferentes momentos de la vida o ante distintas situaciones, lo que nos lleva a un mal uso de la palabra en el vocabulario coloquial. ¿Qué quiere decir esto? Es totalmente normal estar triste, sin energía, llorar…cuando hay una pérdida o se fracasa en algo. Pero esto no tiene porque ser depresión sino una respuesta natural de nuestro cerebro para sanar las heridas y que pasa al de unos días.

Sin embargo, si estos síntomas se mantienen en el tiempo y nos impiden realizar la vida cotidiana comienza a ser un problema grave para el que existe solución.

Síntomas

Los síntomas pueden variar de una persona a otra y ser más o menos intensos, con una persistencia de al menos 2 semanas sin cambios. Aquí os presento algunos de ellos:

  • Sentimientos «vacío» o tristeza intensa
  • Sentimientos de irritabilidad, ansiedad o culpa
  • Pérdida de interés en las actividades favoritas
  • Incapacidad para sentir placer (anhedonia)
  • Sentirse muy cansado
  • Dificultades para concentrarse o recordar detalles
  • Dificultades para conciliar el sueño o somnolencia continua
  • Apetito excesivo o falta total de apetito
  • Pensamientos suicidas, e incluso intentos de suicidio
  • Dolores o malestares, dolores de cabeza, retortijones en el estómago (cólicos) o problemas digestivos.

También existen diferentes tipos de depresión con características particulares y distintivas que deben ser contrastadas, de uno de ellos os hable en un post anterior el trastorno afectivo estacional.

Tratamiento

Como ya he dicho es un trastorno altamente frecuente que puede aparecer a cualquier edad, en cualquier sexo y parte del mundo. Además, es muy invalidante y con repercusión en todas las áreas de la vida de la persona (laboral, social, familiar). Asimismo, es un trastorno que suele ir unido a otros como puede ser la ansiedad u otros trastornos psicopatológicos.

El mejor tratamiento que existe corroborado por muchos estudios es la combinación de farmacología y psicoterapia, ya que con los medicamentos antidepresivos se aumentan los niveles de serotonina permitiendo una mejor recepción de la psicoterapia.

Mientras que a través de la psicoterapia se tratan otros aspectos como son la modificación del pensamiento, la mejora de la autopercepción, hábitos saludables u otros aspectos individuales de la persona; lo cual también ayuda a la compresión de lo que le esta sucediendo y posibilita un cambio duradero que únicamente con el medicamento no se logra.

Sí conoces a alguien que pueda estar en esta situación o te has sentido aludido, apoyale a que busque ayuda profesional o consulta conmigo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *