Guía gestionar el malestar psicólogico por COVID-19

Guía gestionar el malestar psicológico en tiempos de cuarentena por COVID-19 + regalo

Ya llevamos unos cuantos días con el estado de alarma social y por lo visto esto se va a alargar al menos otras tres semanas. Sé que hay personas que de momento lo están gestionando bien y otras que no tan bien, por eso lo primero que quiero trasmitirte es que es normal que aparezcan emociones o sentimientos desagradables como rabia, ansiedad, nerviosismo, frustración… Porque no estamos psicológicamente preparados para una situación así.

Seguramente te sientas identificado/a con todo esto por eso quiero darte algunas pautas para que puedas gestionar esto de mejor forma y te dejaré un pequeño regalo al final del texto.

Guía gestionar el malestar psicológico en tiempos de cuarentena por COVID-19

La situación que nos esta tocando vivir no es para nada sencilla ni fácil de gestionar pero vamos a tener que adaptarnos a ella, ya que no nos queda otra opción. Ante todo quiero esclarecer que a pesar de que todas las personas estamos viviendo la misma situación general, hay diferentes situaciones particulares que pueden complicar más o menos la situación. 

Como es muy complicado personalizar sin conocer la situación personal te quiero compartir diferentes ejercicios que pueden ayudar en la mayoría de casos.

Gestionar los pensamientos negativos

Seguramente una de los puntos que aparezca con más frecuencia en estos días sean ciertos pensamientos negativos sobre si se podría a ver gestionado de otra forma, incertidumbre sobre el futuro, preocupación por las personas cercanas… Por eso te ofrezco dos pautas para ello.

  1.  Evita la sobreinformación: estar constantemente viendo las noticias, revisando los casos positivos, hablando del tema todo el rato…Evidentemente no te va a ayudar a que no aparezcan esos pensamientos. Tampoco sería adecuado no estar al tanto de como va evolucionando la situación pero si que te animo a que lo limites a un espacio de tiempo concreto en día y busques fuentes fiables para informarte, no toda la información es válida.
  2. Limita el tiempo para evadirte en tus pensamientos: estos pensamientos negativos son muy intrusivos y estarán acechándote de forma constante hasta que les prestes atención. Así que eso vas a hacer pero restringiendo el espacio y el tiempo que les dedicaras. Una o dos veces al día vete a un lugar donde estés sola/o y deja que tus pensamientos negativos te invadan, poniéndote en la peor situación que puede pasar, siempre con una alarma al de 15-20 minutos máximo.

Gestionar el tiempo

El tiempo es la cuestión de la que más vamos a disponer en estos días, del cual no solemos estar acostumbrados a pasar tanto en casa y mucho menos a compartirlo en tanta cantidad con las personas que convivimos. Y esa es la razón por la que resulta de vital importancia gestionarlo adecuadamente.

    3. Planifica: esto es importante siempre y en esta nueva situación no iba a ser diferente, aunque lo mejor sería planificar semana a semana. Tanto si tienes que teletrabajar o estudias como si tienes cuidar de hijos o hijas o de alguna persona dependiente, si estas trabando más horas de las habituales…tendrás que pensar cómo lo vas a gestionar. Por eso sería interesante que la planificación de los tiempos no sea individual si no más bien compartida entre todos los miembros que vais a convivir. De forma que os respeteís sobre todo los espacios de trabajo o estudio, establecer los tiempos de comidas, hora de levantarse y acortarse… pero siendo flexibles.

    4. Espacios de descanso u ocio: el descanso y la desconexión también son necesarios, por ello tienes que dejar un espacio para ello. Te animo a que dispongas un espacio de ocio individual para tí, para cuidarte, leer, hacer deporte y otros diferentes compartidos ya sea en familia o en pareja. Serán momentos de calidad que nos permitirán llevar la situación de una mejor forma (hay mil recursos por la red para ello: conciertos en vivo, juegos en familia, películas…y no olvidarse de la intimidad en pareja si queremos evitar que surjan conflictos).

Gestionar las emociones

Como decía al inicio es bastante probable que aparezcan emociones como la frustración, la rabia, el agobio, la tristeza…y más a medida que vayan pasando los días. Y por ello, te voy a dejar aquí dos pautas interesantes.

    5. Reconócelas: lo cierto es que en general no prestamos mucha atención a las emociones que sentimos, pero es fundamental que las reconozcamos. No es lo mismo que sienta rabia a que sienta desilusión o que me sienta aburrido a que me sienta aislado,  ya que de esta forma sabremos cual es la mejor manera de gestionarlas. Por ejemplo: si lo que siento es rabia, quizá una clase de body combat me ayude a liberarla, pero si  lo que siento es aislamiento quizá contactar con algún viejo amigo me ayude más.

     6. Acéptalas: tus emociones te dan información sobre ti, prestalas atención tienen algo que decirte. No trates de negarlas o se intensificarán más. Permítete que te invadan durante un espacio de tiempo, haz una meditación para liberarlas y normalizalas. 

Espero que esta guía te sea ayuda para estos días, te aseguro que adquiriendo una actitud resiliente podrás sacar un buen aprendizaje. 

 

Regalo

A parte de todas las pautas citadas anteriormente, te dejo aquí una herramienta muy valiosa que te puede ayudar a reducir la ansiedad aprendiendo a relajar los músculos de todo el cuerpo muy necesario para momentos de tensión como el que estamos viviendo.

 Te recomiendo realizarla al menos 1 vez al día para que tu cuerpo adquiera el aprendizaje, especialmente si no estas acostumbrada/o a realizar este tipo de técnicas.

Aprovecho también para mandaros mucha fuerza y ánimo. Y si tienes una consulta puntual o necesitas apoyo psicológico estaré encantada de atenderte de forma online.  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *